Peces Payaso y Anémonas

Peces payaso y Anémonas

La relación entre la anémona y el pez payaso es fruto de millones de años de coevolución de ambos animales.

La Evolución no se produce de manera independiente para cada especie, sino que opera armónicamente sobre todos los seres que comparten un nicho ecológico.

Se producen por tanto adaptaciones evolutivas de las especies como resultado de su influencia recíproca. Estas relaciones interespecíficas constituyen uno de los aspectos más fascinantes de la biología marina y su conocimiento y clasificación hace más interesante el mundo submarino que la simple observación de organismos aislados.

Evolucionar juntos

La relación entre dos especies puede resultar favorable, neutra o dañina para alguna de las dos. El término simbiosis se refiere a cualquier tipo de asociación en la que existe un contacto de larga duración entre organismos de especies distintas. En función del grado de esta asociación y de sus efectos sobre cada organismo, existen diferentes términos para clasificar la simbiosis.

Cuando dos especies obtienen provecho recíproco de su asociación se denomina mutualismo. Es el caso de la asociación del pez payaso y la anémona: El pez se beneficia tanto del refugio como de la protección frente a depredadores que no se acercan a la anémona debido a su reacción urticante. Además, el pez-payaso se alimenta de los restos de algún incauto organismo que quede atrapado entre los tentáculos paralizantes de la anémona. A cambio de estos beneficios, el pez payaso defiende con fiereza a la anémona de potenciales depredadores. De esta manera mantiene lejos al principal enemigo de la anémona, el pez mariposa.

Pez payaso y anémona

Mutualismo por coevolución interespecífica

Entacmaea quadricolor

Anémona hospedadora Entacmaea quadricolor

Pez mariposa

Pez Mariposa, el enemigo de la anémona

Una buena relación

Existen en todo el mundo 29 especies descritas de peces-payaso. Pertenecen a los géneros Amphiprion y Premnas, dentro de la familia de los Pomacéntridos (en esta familia se agrupan también todas las especies de damiselas de los arrecifes de coral así como a la conocida especie del Mediterráneo Chromis chromis, la castañuela). De todas las especies de payasos, aproximadamente la mitad son susceptibles de ser mantenidos en acuarios.

Los peces-payaso habitan en el Océano Índico (Norte), Mar Rojo, Golfo Persa, Mar de Andaman, Pacífico (Este), Asia, y  zona Norte, Nordeste y Noroeste de Australia, no apareciendo en ningún otro mar.

Mapa de distribución del Pez payaso

Mapa de distribución del Pez payaso

Por otro lado, las anémonas son Cnidarios pertenecientes al orden Actinaria, subclase de los Hexacorales, que se caracterizan fundamentalmente por el número de tentáculos que presentan: siempre múltiplo de 6.

De las más de 1.000 especies de anémonas conocidas tan sólo 10 de ellas mantienen una relación simbiótica con peces payaso.

ANÉMONAS

 NÚMERO DE ESPECIES DE PECES PAYASO ASOCIADAS

Entacmaea quadricolor. (Anémona Burbuja o Anémona Bulbo)

13 especies

Heteractis malu. (Anémona de Seba o de Singapur)

1 especie

Heteractis aurora. (Anémona Aurora o Anémona Coronada)

7 especies

Heteractis crispa. (Anémona Cuero o Anémona Botón)

11 especies

Heteractis magnifica. (Anémona Magnífica o de Ritteri)

10 especies

Cryptodendrum adhaesivum. (Anémona Pegajosa)

1 especie

Macrodactyla doreensis.(Anémona de tentáculos largos)

3 especies

Stichodactyla gigantea. (Anémona Alfombra Gigante)

7 especies

Stichodactyla haddoni. (Anémona de Haddon o Alfombra Silla)

6 especies

Stychodactyla  mertensii. (Anémona Alfombra de Sri Lanka)

2 especies

Compatibilidad de caractéres

Los peces-payaso tienen un comportamiento muy territorial, se reúnen en clanes o pequeños grupos y nunca forman cardúmenes. Crecen hasta los 12-13 centímetros de longitud (aunque en cautividad no superan nunca los 8-9 centímetros). Pueden vivir sin asociarse a una anémona, pero si la encuentran, prefieren instalarse definitivamente bajo su protección.

Existen diversas teorías que explican cómo los peces-payaso consiguen habitar entre los tentáculos de las anémonas sin ser dañados por éstas. Es un fenómeno con muchos interrogantes para la biología marina que aún no ha sido descrito con detalle:

Se ha observado al macho friccionando suavemente los tentáculos de la anémona sobre la puesta. Se piensa que el mucus del tentáculo cubre los huevos e inmuniza a los embriones con la sustancia urticante, incluso antes de nacer. Por otro lado, también se acepta la teoría basada en que el moco que recubre a los peces-payasos está formado principalmente por un azúcar y no por una proteína, por lo que la anémona no reconoce al pez como comida, y de esta forma no se produce el disparo de los cnidocitos.

Las anémonas viven perfectamente sin la ayuda del Pez payaso, pero las anémonas hospedadoras más grandes y sanas albergan siempre una familia de pececillos.

Sólo una hembra dominante

La reproducción de estos peces también despierta la curiosidad de buceadores y naturalistas. Los peces-payaso son hermafroditas proteándricos (al igual que doradas, salpas, sargos, etc.). A lo largo de su vida, desarrollarán primero las gónadas masculinas y posteriormente desarrollan las gónadas femeninas, involucionando las primeras. Todos los peces-payasos nacen siempre machos. La presencia de una sola hembra dominante bloquea el cambio de sexo de los machos que habitan en la misma anémona hospedadora. Así, el pez más grande de una pareja o familia de peces payaso es siempre hembra. Esta hembra cambió de sexo y se transformó en ponedora a partir de uno de los machos. El resto de pececillos del clan queda en estado subadulto hasta que uno de los animales dominantes muere. En este caso, un sucesor aumenta de tamaño y pasa a adulto en pocos días.

En la época de freza, la hembra deposita los huevos (entre 500 y 1500) junto a la anémona hospedadora, al abrigo de sus tentáculos. Una vez adheridos a una superficie dura, son fertilizados por el macho dominante, que es el más fuerte y grande del grupo, y se dedicará principalmente a custodiar la puesta hasta la eclosión de los huevos. Durante este tiempo el macho, además de protegerlos de posibles depredadores, también se encarga de la oxigenación y la limpieza de los mismos. Los huevos eclosionan a los 7-10 días de la puesta, y las larvas, que forman parte del plancton durante 10 o 12 días, sufren una metamorfosis y buscarán otra anémona para vivir. Los peces-payaso requieren con frecuencia un periodo para adaptarse a la nueva anémona, pudiendo inclusive, sufrir picaduras durante el proceso.

Cómo localizan a su anémona o por qué ciertas especies son muy selectivas en la elección de la anémona mientras que otras no lo son tanto, son algunos de los muchos interrogantes que existen aún sobre su biología. Por todas estas razones y su gran belleza y colorido, resultan un gran reto para los biólogos y un bonito espectáculo para los submarinistas.

Stop capturas please!

Desde estas líneas debemos denunciar una vez más el comercio de especies exóticas para abastecer los acuarios. El comercio de estas especies se debe limitar a especímenes nacidos en cautividad, nunca con animales silvestres extraídos del arrecife.

Por favor, compra sólo anémonas y peces-payaso que hayan sido criados en granjas. ♥

Amphiprioninae

Amphiprioninae

Cuidando a los pequeños

Cuidando a los pequeños

Relaciones interespecíficas

Anémona y camarón

2020-04-20T11:35:14+02:00

About the Author:

Leave A Comment